miércoles, 21 de noviembre de 2012

jueves, 15 de noviembre de 2012

 ¡Soltame pasado!
                          mi grito es también el del hombre.

hoy descubrí a Jean-Léon Gérôme


the Grief of Pasha // el Dolor de Pasha
                                                 

martes, 13 de noviembre de 2012

Primer Relato amoroso, Sinestesia.


                 La primera vez que se presento ante mí, supe que nunca antes había conocido a alguien igual.    Sus ojos me recordaban el momento cuando muchos años atrás, fije la mirada en dirección recta hacia el sol y temí la ceguera.                                                                                                                                                 Iris verde en los extremos que viaja en gradiente hacia el amarillo apocalíptico de su centro.                                                                                                                                                          El sol emite el color de una luz no visible, cuenta con ese poderío.                                                                                Nosotros no estamos capacitados para la radiación que nos regala su mirada, contamos con esa sumisión.                    
                                     
                Todo termina  moviéndose  -  dije en voz alta, sin darme cuenta que le hablaba a mi sombra, que en ese mismo momento salía corriendo en dirección infinita por el departamento.                                                                                                                                               Hacia días que me debatía en mi interior sobre los orígenes del amor.                                                                                Por vez primera la vibración naranja de estar en compañía era mi deseo, la veía cuando cerraba los ojos y posaba hacia la luz más fuerte de la noche.
                Diferimos en nuestras formas corporales, percepciones, edades, timbre de la voz y gustos musicales, pero era menester que nos encontráramos en la tierra: somos la parada de los monstruos, somos ese lugar en donde van a parar las penumbras de todo el mundo, en eso si nos parecemos.                                                                                                              
                Nos conocimos en una iglesia, donde los Vitraux a través del poniente parecen ser la misma llamada al mundo de los cielos. Cantos por el foro, cataratas de brillo blanco que baldean el más blanco que la forja, ahí todo tiene ese color.
               La trama de mi envestidura le parecía la misma galaxia, lo sé porque cuando llegaba el atardecer se quedaba contemplando mis manchas, estático y siempre en el mismo lugar  al menos por un cuarto de hora, como sumergido en hipnosis. Luego me despeinaba con sus manos mientras yo me adormecía sintiendo la melodía de su respiración. Eso me era suficiente.                                                                                           Su pelo huele bien, pensaba, mientras me sentaba a su lado.                                                                                               En ese entonces sus formas y las mías se integraban en un movimiento de caricias implícitas. La danza era pacifica por dentro y se traducía en un círculo cerrado.                                                                                                     Las canciones silenciosas siempre lo dicen todo y nosotros tratamos de bailar al compás de los sonidos naturales.                                                                                                                                                  Las palabras sobraban.

              Hubo un tiempo en el que intentamos ser esclavos de la pasión, pero no podíamos atarnos a nada. Habíamos nacido libres.
 Cuando comenzamos a vernos mas seguido, sublimando el aire corríamos por  pastizales de un metro y medio de largo que no terminan ni en el horizonte y mudábamos a los cuerpos de vidas anteriores hasta desaparecer.                                                                                                                                            Éramos cómplices, aunque nunca, ni el ni yo, hablamos del tema que nos hacia diferentes, hacedores de sombras infinitas.
  Oigo sus pasos y sé cuando está por entrar a la habitación, a veces sus besos tienen gusto a río.                             Conozco los lugares de su cuerpo sin mirar, como esta casa y  lo que sé de memoria.
 Ahora en esta tarde que escribo, al cerrar los ojos apunto directo al sol y veo todos los colores del universo. Lux Veritatis.
Blanco, negro, naranja, verde iris, son lo mismo.
 Las formas limitan los sentidos.
 No podemos ver lo que amamos.                                                                      
 Somos ciegos.                                                                                                                                                                        



  [2010]                                       

viernes, 9 de noviembre de 2012

soy una animal simbólico
                                      solo quiero ser un animal

sábado, 3 de noviembre de 2012

sosteniendo el vacío // holding the vacuum

tal vez si no quedamos quietos un momento puedas entender que no hay nada que no te pueda dar.
parálisis benéfica
nunca fueron tan suaves tus espinas   c a c t u s
cuando tropiezes a media cablagata vas a estar perdido como yo.
vas a saber que el filo de la soledad es una mentira, que la compañia es una mentira.
los ruidos de la noche me acercan.
hay un animal en mi cuarto, quiero enamorarte.

¿Cómo?

_______

maybe if you stand still for a moment you can understand that there is nothing that I cannot give.
beneficent paralysis.
never been so soft your thorns,    c a c t u s.
when you fall in the middle of the riding you'll be lost like me.
you know that the edge of loneliness is a lie, that the company is a lie.
noises of the night, I come.
there is an animal in my room, I want you to fall in love with me.



How?